Translate

sábado, 20 de diciembre de 2014

De esto no se habla: las repetidas invasiones españolas de las islas Británicas

fuente:http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-11-22/de-esto-no-se-habla-las-repetidas-invasiones-espanolas-de-las-islas-britanicas_500789/#lpu6WxsWMltIxcXk

Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo. Unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen.
Eduardo Galeano
 
Por el procedimiento de negar la mayor y opacar verdades incontestables, la historia de Inglaterra nos habla de una isla fortín a prueba de invasiones. Nada más incierto.

Los ingleses siempre han tenido la habilidad para ocultar sus derrotas hasta hacerlas parecer una pelea de kindergarten, trifulcas de callejón o rumores en lontananza, así como quien no quiere la cosa. Los españoles, sin embargo, magnificamos nuestros fracasos cuando la realidad de la historia nos dice que la economía y su brazo armado, los ejércitos, funcionan por asaltos en un vaivén pendular ora favorable ora desfavorable.

Las muchas, y en general fructíferas, invasiones de Inglaterra llevaron sello español durante 400 años
Tenemos un gusto insano por el autoflagelamiento y una amnesia aguda ante las gestas de nuestros antepasados.

Las muchas, y en general fructíferas, invasiones de Inglaterra –por otra parte un gran rival–, llevaron sello español durante cuatrocientos años. No hay que olvidar que la reina Isabel I de Inglaterra, mientras que condenaba a Drake al ostracismo, hacia alarde de la victoria (en realidad desastre sin paliativos) de la Contraarmada que ataco La Coruña y Lisboa al año siguiente del fracaso de nuestra Felicísima Armada.

La historia de España es grandiosa y desconocida, a la par que deformada. No se es español de izquierdas o de derechas, se es español. Los asuntos internos nos pueden llevar a concluir si queremos el potaje con chorizo o con grelos, pero nunca a perder la identidad de la madre que nos alumbró. Además, debemos recordar que un pueblo sin historia al igual que una persona sin pasado, pierden su identidad y se convierten en amalgama, o lo que es lo mismo, se acaba dejando de jugar en primera división, se visita el Hades, y, cuando esto ocurre, nunca se sabe por cuánto tiempo.

Parece que desde que el normando Guillermo el Conquistador en 1066 les aplicara un severo correctivo en Hastings, al sur de Londres, batalla que quedó reflejada para la historia en el famoso tapiz de Bayeux, hasta que los alemanes en los prolegómenos de la II Guerra Mundial invadieran las islas del Canal con más simbolismo que otra cosa, no había ocurrido casi nada en ese interregno. Pues nada más lejos de la verdad.

Guillermo I 'El Conquistador'

Guillermo I 'El Conquistador'

Resulta que durante cerca de cuatro siglos, desde mediados del XIV hasta entrado el XVIII, primero los castellanos y más tarde la Corona española, visitaron con una frecuencia sostenida y muchas veces contundente, a los arrogantes isleños del otro lado de Canal de la Mancha. Por supuesto, la historia oficial de los británicos aplica una severa cortina de silencio o Damnatio Memoriae sobre los hechos irrefutables de las diferentes invasiones y desembarcos acontecidos, para así no perjudicar su imagen de inexpugnables.

Ya el insigne almirante castellano Sánchez de Tovar montaría en cólera tras la quema por la flota inglesa del Conde de Salisbury de siete naves mercantes castellanas ancladas en la rada de Saint-Malo en marzo de 1373, tras pasar a cuchillo a todas las tripulaciones. Ocurría esto en el contexto de la Guerra de los Cien años. Esta provocación inglesa supondría a posteriori el saqueo e incendio del puerto de Londres en un memorable y audaz ataque de este ilustre marino.

Para tragedia de los castellanos, el botín embarcado en las rapidísimas galeras de bajo bordo debería de ser devuelto al mar casi en su totalidad. Tal era la magnitud de lo embarcado, que el agua del proceloso mar desafiaba los más elementales principios de Arquímedes, hasta el punto de que hubo que retornar al fondo del Canal de la Mancha una gran parte de lo incautado. Pero la cosa no quedó ahí.

Unos años más tarde, la tragedia de la Empresa de Inglaterra o Felicísima Armada –apodada por los ingleses como la Armada Invencible– supuso la pérdida de la cuarta parte de las naves a manos de las fauces atlánticas en aquel desafortunado tiempo desatado. El imperio español habría tenido la oportunidad de destrozar a la armada inglesa en Plymouth de haber seguido las instrucciones del almirante vasco Juan Martínez de Recalde, segundo comandante de la Armada, intentará nuevas acometidas.

En ese año de 1597 una nueva fuerza superior a la de la armada de 1588, se ponía en marcha con la clara intención de llevar a cabo el propósito de invadir las islas británicas

El 26 de julio de 1595, Juan del Águila y su segundo, el capitán vizcaíno Carlos de Amezqueta, en un arrebato más que temerario y que ha pasado a los anales de la historia militar de todos los tiempos, decidieron pegar fuego a media docena de ciudades en la costa suroeste de Inglaterra. El resultado se saldó con la incautación de todo lo que tuviera algún brillo, de la cerveza acumulada en tinaja y pellejo, y del indulto del único pub de Mousehole, ciudad de referencia (entonces), de la durísima costa de Cornualles.
En ese año de 1597, ya entrado el otoño, una nueva fuerza superior a la de la armada de 1588, se ponía en marcha con la clara intención de llevar a cabo el propósito de invadir las islas británicas. Más de 160 barcos diseñados con alto bordo y bien artillados, y con una marinería bien entrenada, ponían sus miras en la gran empresa que venía resistiéndose desde hacía años.
Hay que recordar que antes de que se armara esta segunda flota, cerca de dos millares de náufragos de la infortunada armada, habían arribado –que no invadido–, de forma dislocada y arbitraria, a Irlanda y Escocia luchando con diferente suerte contra fuerzas abrumadoramente superiores. Los irlandeses, muy dispuestos y afines a la causa católica, albergaron y escondieron a muchos de ellos.
Nuevamente, las tormentas frustrarían la operación española, aunque en esta ocasión no se produjeron ni las pérdidas humanas ni las navales de la ocasión anterior. Sin embargo, siete navíos conseguirían llegar a Falmouth para desembarcar a 400 soldados que se atrincheraron en la zona en posición de combate. Transcurridos unos días, y tras comprobar que la invasión se había frustrado y que los refuerzos no llegaban, reembarcaron. Se podría calificar de desembarco fallido, pero allá estuvimos. El golfo de Vizcaya se mostraba una vez más como una fiera abisal e indomable.
Cerca de 4.500 hombres perfectamente entrenados, tercios duros y bragados, tomarían posiciones sólidas

La guerra de resistencia de los irlandeses y finalmente el Tratado de Londres, muy beneficioso para nuestras armas, saldaría favorablemente para los peninsulares la Guerra anglo-española. Probablemente habría que haber rematado, pero fuimos generosos.

Nuevas acciones contra Inglaterra

Para el año 1601, España debía un favor de palabra a los entregados irlandeses que no solo habían colaborado en la crucial derrota del turco en Lepanto, sino que batallaban en los diferentes frentes que la Corona española tenia abiertos a lo largo y ancho del mundo. Esto obligaría a Felipe III a contribuir a la financiación y apoyo de los insurrectos irlandeses en su batalla sin fin contra los invasores ingleses. Finalmente una expedición militar comandada por el ilustre Juan del Águila desembarcaría erróneamente en el sur de la isla en otro punto distinto a Cork, llamado Kinsale.
Cerca de cuatro mil quinientos hombres perfectamente entrenados, tercios duros y bragados, tomarían posiciones sólidas. Pero quiso la mala fortuna que los invasores españoles fueran sitiados y que los irlandeses que iban a servir de apoyo y guía no aparecieran en el momento adecuado, lo que implicaría unas tablas técnicas con los ingleses, afortunadamente negociadas de buena manera por ambas partes.

Más tarde, cerca de un siglo después, un aciago tratado, el de Utrecht, que pondría fin a la guerra de Sucesión española, beneficiaría enormemente a Inglaterra, perjudicando de manera rotunda a España. No sólo se perdieron los Países Bajos y las posesiones italianas en las que se estaba presente desde la Edad Media, sino que además, Gibraltar y Menorca dejarían de ser parte nuestro solar patrio. Un desastre para un imperio sobreexpandido que por primera vez recibía una advertencia seria. Al otro lado del Cantábrico había un competidor de altura y a tener en cuenta.

Retrato de Felipe V dibujado por Louis-Michel van Loo

Retrato de Felipe V dibujado por Louis-Michel van Loo

Pero el descontento y la frustración anidaban dentro de la resaca de la derrota. Felipe V, intentaría darle la vuelta a ese tratado mediante operaciones encubiertas y alianzas militares.
En beneficio de nuestros actuales socios comunitarios, hay que recordar que siempre fueron unos adversarios dignos. Ya en el año 1596, el almirante Howard llegó a saquear Cádiz con una casi absoluta impunidad, aunque en 1626, en otro intento, saldrían severamente escaldados –por no calificar de hecatombe– la acción de la flota inglesa.

En 1589, el pirata Francis Drake dirigiría una expedición (la Contraarmada) hostigando los puertos de La Coruña y Lisboa aprovechando la ventaja estratégica ocasionada por el fracaso del año anterior de la  Felicísima Armada. Aunque las tropas inglesas llegarían a pisar suelo ibérico, sufrirían un descalabro descomunal y en consecuencia, sendas derrotas. Las pérdidas en hombres, barcos y dineros de Drake y de su belicosa reina superaron sobradamente las de Felipe II el año anterior en su infortunada experiencia contra los elementos.

Último asalto

El último desembarco español en las islas Británicas ocurrió en Escocia. Del Tratado de Utrecht que puso fin a la guerra de Sucesión española, el país más beneficiado sin duda alguna, fue Inglaterra y la más perjudicada, España. En cuanto se hicieron las paces, el nuevo rey, el Borbón Felipe V, no dejaría de trajinar hasta conseguir la revancha.

En aquella época, en Inglaterra reinaba Jorge I (1714-1727) de la dinastía alemana de los Hannover. Ciertamente no era un monarca muy popular, y era rechazado por los irlandeses, escoceses y católicos ingleses. Su presuntuoso afán de hablar en alemán a sus súbditos insulares le granjearía una galopante impopularidad. Llegaría al poder tras ningunear los innumerables derechos sucesorios de los católicos locales. Los Estuardo y sus numerosos partidarios, los jacobitas, a través de Jacobo III hijo del a su vez  derrocado padre, pedían a las cortes católicas continentales, ayuda para recobrar su trono.

Felipe V, intentaría darle la vuelta a ese tratado, mediante operaciones encubiertas y alianzas militares

Allá por el año del señor de 1719, Felipe V y el cardenal Alberoni, descontentos con la tijera de Utrecht, acordarían con exiliados y agentes británicos e irlandeses la invasión de Inglaterra y el derrocamiento del monarca teutón que a la sazón llevaba las bridas del imperio aspirante a derrocar al hegemón hispánico. La clave consistía en enviar una restringida fuerza naval a Escocia, con tropas y armas para los apaleados jacobitas. La idea consistía en tender una celada una vez que el ejército inglés hubiera marchado hacia el norte cruzando la Muralla de Adriano. Entonces, una fuerza naval de más envergadura, con unos 5.000 soldados y 30.000 mosquetes, desembarcaría en Gales o en Cornualles y armaría a los jacobitas y todos juntos y contentos, marcharían hacia Londres.

Lo cierto es que la flota grande no pudo zarpar de La Coruña a su debido tiempo dada la habitual mala mar en la época en cuestión, pero la expedición destinada a Escocia y formada por dos fragatas y 307 infantes de marina con 2.000 mosquetes, había salido días antes de San Sebastián. El cuatro de abril, las dos fragatas arribaron a la isla de Lewis, la más grande del archipiélago de las Hébridas y se apoderaron de su capital. Hasta ahí, todo iba razonablemente bien aunque el desfase con los objetivos hacía presagiar lo peor.

Batalla de Glenshiel

La pérdida de imagen y el deterioro militar galopante de España en beneficio de Inglaterra era más que patente. En aquel momento, Gran Bretaña enfrentaba una cruenta guerra civil debido a las pretensiones dinásticas al trono de Jacobo III Estuardo, último rey católico de Inglaterra. A este conflicto se añadía la derivada de las constantes revueltas nacionalistas en Escocia, que eran el pan nuestro de cada día.

Alberoni, cardenal ínclito y asesor de Felipe V, decidiría pasar a la acción ante el deterioro flagrante del prestigio del coloso que éramos y de los titubeos del monarca a la hora de tomar decisiones de transcendencia. Y pasamos a la acción.

Originalmente el plan del cardenal Alberoni constaba de dos fases. En la primera de ellas, se infiltrarían en Escocia 300 infantes de marina españoles con el fin de levantar a los clanes del oeste. Esta maniobra de distracción tenía como objetivo obligar a los ingleses a llevar más tropas y barcos hacia el norte, dejando desprotegido el sur de la isla.

La batalla de Glenshiel fue el último combate en el que los británicos se enfrentaron contra fuerzas extranjeras en su propia isla

Pero el fracaso en las adhesiones de los highlanders, poco motivados ante las perspectivas de un escarmiento inglés y la falta de noticias del desembarco de los españoles en el sur de la isla, mermó notablemente el entusiasmo bélico de los locales. Habida cuenta de que el ángulo de optimismo se iba reduciendo por momentos, una buena parte de los españoles se parapetaron en el castillo de Eilean Donan, fortaleza emplazada en un paraje de ensueño y conectada a tierra firme por un puente de piedra que penetraba profundamente en el gélido Lago Alsh.

Los británicos enviaron un importante destacamento naval que fue recibido con poca cortesía. Como respuesta, un bombardeo atroz y sostenido durante una semana, acabaría caducando los tímpanos de los sitiados y rindiendo el castillo. Los partidarios del Estuardo serian ejecutados, acusados ipso facto por alta traición y los españoles llevados a las fragatas y conducidos cerca de Edimburgo, donde serían encarcelados hasta la espera de un oportuno trueque.

La batalla de Glenshiel fue el último combate en el que los británicos se enfrentaron contra fuerzas extranjeras en su propia isla. El 10 de junio de 1719, en Escocia occidental, las fuerzas reales británicas derrotaron a varios clanes jacobitas escoceses e infantes de marina españoles tras una cruenta lucha que duraría hasta cerrado el día.

El año 1719 marca el punto de inflexión de la elasticidad del imperio español. La presión coordinada de los frentes abiertos, el coste económico y humano de las continuas guerras, el declive del empuje  colonizador, y todo ello sumado a la increíble incompetencia de las cabezas pensantes, sellan un nuevo orden estratégico internacional en el que de a poco nos iríamos difuminando.
El mar salvador que protegió a Inglaterra cual muralla invisible, fue a su vez la tumba de muchos marinos españoles y de un sueño quebrado por los elementos.

La ley de matrimonios mixtos que cambió la colonización de América

Fuente : http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2014/06/10/5396e7af268e3e54428b4587.html?cid=SMBOSO25301&s_kw=Facebook

http://www.abc.es/cultura/20140216/abci-amores-conquistadores-mestizaje-pizarro-201402152100.html



Los contactos entre los conquistadores y las mujeres nativas fueron un problema y una característica de la conquista de América.

El matrimonio también era una herramienta para la conversión de los indios. En 1503, los Reyes Católicos fomentaron los matrimonios mixtos

 
"Me arañó de tal modo con sus uñas que yo no hubiese querido entonces haber comenzado", con lo que respondió golpeándola con una correa "de modo que lanzaba gritos inauditos". El relato pertenece al italiano Miguel de Cuneo, un cronista que acompañó a Cristóbal Colón durante su segundo viaje a América, tal y como describe en su Relación de 1495 sus escarceos con una mujer taína que le había regalado el propio Almirante.
Los contactos entre los conquistadores y las mujeres nativas fueron un problema y una característica de la conquista de América. La situación, aunque no siempre llegó a los extremos que narra Cuneo, estuvo llena de irregularidades y vacíos jurídicos. Fue la importancia de regularizar tales uniones lo que llevó al rey Fernando el Católico a aprobar en 1514 una real cédula que validaba cualquier matrimonio entre varones castellanos y mujeres indígenas.
La ley de 1514 sería en una de las principales características de la experiencia colonial española: el mestizaje
La ley de 1514, cuyo quinto centenario se celebra este año, reconocía de forma legal una realidad que se convertiría en una de las principales características de la experiencia colonial española, y cuyas consecuencias afectarían el entramado social de Sudamérica hasta nuestros días: el mestizaje.Probablemente la de Cuneo sea la primera referencia escrita de abusos sexuales por parte de colonos en América, aunque no todas las relaciones entre españoles e indígenas respondieron a este patrón.




Sin embargo, es cierto que la casi total ausencia de mujeres castellanas en las Américas causó problemas desde el principio, y determinó la tendencia a buscar esposas o parejas no formales entre las mujeres locales. Cristóbal Colón atribuyó la destrucción del fuerte Navidad, fundado en su primer viaje, al hábito de los castellanos de amancebarse con hasta "cuatro mugeres" y de apropiarse de las nativas a placer.
Las relaciones entre castellanos e indias crecieron exponencialmente a medida que la colonización de las islas caribeñas iba avanzando. Muchos colonos desposaron a las hijas de caciques locales con el objetivo de heredar tierras y mano de obra. Esta táctica matrimonial, practicada con asiduidad en La Española, llamó la atención del tercer gobernador de la isla, fray Nicolás de Ovando.

Una cuestión política

Tales matrimonios suponían la peligrosa creación de una nobleza basada en la tierra, reconocida por los nativos pero encabezada por españoles. Ovando trató de limitar los matrimonios mixtos, todavía en el limbo legal, imponiendo una licencia matrimonial y otorgando encomiendas a quienes se habían casado con las hijas de caciques en territorios alejados de las tribus a las que pertenecían. La mezcla de ambos grupos, además de ser una necesidad obvia, se había convertido en una cuestión política.
La validez de estas uniones matrimoniales se veían afectadas además por un problema legal añadido: el del status jurídico de los indios. Los indios, según entendió Colón desde el principio, podían ser esclavizados. Sin embargo, la corona tenía una interpretación diferente. Ya en 1495, la reina Isabel la Católica se había visto obligada a intervenir para evitar que el Almirante vendiera cuatro nativos americanos que había traído consigo de su segundo viaje.
La mezcla de ambos grupos, además de ser una necesidad obvia, se había convertido en una cuestión política.
La ambigua situación de los indios creaba una gran incertidumbre acerca de la legalidad de los matrimonios mixtos y su descendencia. Tal incertidumbre desapareció a principios del siglo XVI. Si bien la postura oficial de los Reyes Católicos con respecto a los indios era aún imprecisa en 1495, tan sólo cinco años más tarde, en 1500, los monarcas publicaron una real cédula prohibiendo su esclavización.
La política de protección de los nativos americanos iniciada por Isabel fue continuada por su cónyuge, el rey Fernando: las Leyes de Burgos, promulgadas en 1512 y complementadas por las Leyes de Valladolid de 1513, trataron de suprimir los abusos de los colonos españoles en ultramar, al tiempo que buscaban la conversión de los indígenas y su sujeción al entramado colonial.
En este contexto, la real cédula de 1514, aunque de mucha menor envergadura, suponía un gran avance en la afirmación de los derechos de los indios. A pesar de la frecuencia con la que varones castellanos se emparejaban con mujeres nativas con anterioridad a la real cédula de 1514, la ley se consideraba necesaria dado que la mayoría de estas relaciones carecían de un verdadero status legal.
La convivencia variaba desde meras mujeres de compañía hasta esposas, formalizadas a veces a través de ritos indios y no cristianos. Fray Bartolomé de las Casas afirmaba que el grado de amancebamiento era tal que los colonos se referían a sus parejas con el término "criadas".

Herramienta para la conversión

No obstante, y a pesar de la abundancia de casos de convivencia fuera del matrimonio que se daba en América, las uniones reconocidas parecen haber sido la regla general. Según el historiador británico Hugh Thomas, el repartimiento de 1514 organizado por Rodrigo de Alburquerque sugería que la mitad de los colonos castellanos de La Española estaban formalmente casados con mujeres indígenas.
El matrimonio también era una herramienta para la conversión de los indios. En 1503, los Reyes Católicos enviaron una ordenanza al gobernador Ovando instándole a fomentar los matrimonios mixtos con la esperanza de facilitar la tarea evangelizadora.

Un ejemplo especialmente importante fue la política de enlaces matrimoniales que Cortés empleo con los herederos de Moctezuma, entre ellos, los de Isabel de Moctezuma. Isabel de Moctezuma, hija del emperador mexica Moctezuma II, nació con el nombre de Tecuichpo Ixcazochitzin. Siendo aún niña fue desposada con el noble Atlixcatzin, quien murió en 1520.

Tras la muerte de Moctezuma, Tecuichpo se casó sucesivamente con los dos emperadores que sucedieron a su padre, Cuitláhuac y Cuauhtemoc, convirtiéndose en la última emperatriz azteca. La conquista de Tenochtitlán supuso un cambio radical de gobierno al que Tecuichpo sobrevivió convirtiéndose al catolicismo y adoptando el nombre de Isabel.

Isabel de Moctezuma: Una mujer crucial

Isabel de Moctezuma fue desposada en 1526 con Alonso de Grado, uno de los lugartenientes de Cortés. Este enlace encarna la política de integración adoptada por Cortés con el objetivo de incluir a la estructura de poder azteca dentro del entramado colonial español y, al mismo tiempo, el intento por parte de los españoles de legitimar su dominio sobre Méjico a través de la autoridad de los gobernantes aztecas.

El matrimonio de Isabel de Moctezuma con Alonso de Grado incluía como encomienda la ciudad de Tacuba, y era la mayor propiedad en el Valle de Méjico. Alonso de Grado murió sin dejar descendencia, e Isabel se casaría otras dos veces, e incluso daría a luz a un hijo ilegítimo de Hernán Cortés. De su último matrimonio con el español Juan Cano, Isabel engendró cinco hijos que iniciarían la genealogía de los duques de Miravalle, título aún existente y uno de los muchos legados directos de la conquista española de Méjico.
Con sus seis matrimonios, y viuda tres veces antes de cumplir los dieciocho años, Isabel de Moctezuma fue una de las grandes figuras femeninas de la conquista y del mestizaje. Sus matrimonios con lugartenientes de Cortés respondían a una razón simbólica: Isabel era la última emperatriz de los aztecas.

El matrimonio no sólo era una herramienta para la conversión, sino también para la integración cultural y la hispanización. Isabel de Moctezuma encarna en su persona la unión cultural entre la América Precolombina y la España imperial, unión de la que emergería Hispanoamérica.
A pesar de su importancia, la real cédula de 1514 no fue percibida como una gran innovación por sus contemporáneos. Comprendida entre los grandes cuerpos jurídicos de las Leyes de Burgos de 1512 y las Leyes Nuevas de 1542 que sentarían las bases del Derecho Indiano, la real cédula además adolecía de dificultades obvias en cuanto a aplicación y control.

Si bien es cierto que las uniones entre españoles e indias ya eran numerosas antes de 1514, la real cédula sentó las bases de un cambio social desconocido hasta entonces.

Al reconocer la posibilidad del matrimonio entre ambas razas, la cédula de Fernando el Católico sirvió para llenar un vacío legislativo referente a la condición legal de los indios, asegurando la absoluta legitimidad e igualdad de la descendencia que surgiera de los matrimonios mixtos comparados con los matrimonios de Castilla.

No sólo reconocía una realidad ya existente. También abría la puerta al mestizaje y a la simbiosis cultural, que fueron características exclusivas del imperio español, y que hicieron única a la experiencia colonial española en comparación con los demás imperios europeos.

Coracero español de 1810


EL último combate de " El Glorioso "

Augusto Ferrer-Dalmau Nieto
El último combate de " El Glorioso "


Fuente :http://es.wikipedia.org/wiki/Carrera_del_Glorioso

La carrera del Glorioso, Los combates del Glorioso o El viaje del Glorioso es como se conoce a una serie de cuatro enfrentamientos navales que tuvieron lugar en 1747, durante la guerra del Asiento, y en el marco de la Guerra de Sucesión Austríaca, entre el navío de línea de la Real Armada Española Glorioso, de 70 cañones, y varios escuadrones de navíos y fragatas ingleses que trataban de capturarlo.
El Glorioso, que transportaba cuatro millones de pesos de plata desde América, consiguió repeler dos ataques ingleses, uno en las costas de las Azores, y otro más frente al Cabo de Finisterre antes de desembarcar su carga en el puerto gallego de Corcubión.







Varios días después de dejar su carga a buen recaudo, mientras navegaba hacia Cádiz para acometer reparaciones, el Glorioso fue atacado sucesivamente por cuatro fragatas corsarias inglesas, y por los navíos Darmouth y Russell, cerca del Cabo de San Vicente. En el transcurso de estos dos últimos enfrentamientos, el navío español dejó fuera de combate a las 4 fragatas, e hizo estallar al navío inglés Darmouth, muriendo casi toda su tripulación. Finalmente, el navío Russell, de 80 cañones, consiguió capturar al barco español tras agotar el Glorioso toda su munición.[1] Los ingleses lo condujeron entonces a Lisboa, donde el Glorioso, tras ser detenidamente inspeccionado, fue desguazado debido a los enormes daños que había sufrido. El capitán español y la tripulación superviviente fueron llevados posteriormente a Gran Bretaña en calidad de prisioneros de guerra, ganándose la admiración de sus enemigos y siendo considerados héroes en España.

Como consecuencia de estos hechos, varios oficiales británicos fueron sometidos a un consejo de guerra y expulsados de la Royal Navy por incompetencia ante el enemigo.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

EL PRIMER GENERAL NEGRO EN LA ACTUAL EE.UU ERA ESPAÑOL DE LA FLORIDA ESPAÑOLA.



General español DON JORGE BIASSOU




Nacimiento1741
Haití, (La Española)
Fallecimiento1801
San Agustín (Florida)
OcupaciónMilitar


Isabel la Católica - 7º indígenas americanos súbditos no esclavos, sin agravio . LA FALSA LEYENDA NEGRA.

Es curioso que, siendo Isabel la Católica quien abolió la esclavitud por primera vez en la Historia, haya proliferado después la Leyenda Negra en España, promovida por ingleses y holandeses…



Claro, ellos fueron los que restablecieron la esclavitud. Pero eso sucede mucho con la “memoria histórica”, es decir, el vencedor fabrica después una Historia que no tiene nada que ver con la realidad y atribuye al enemigo, al contrario, todas las cosas malas que él ha hecho.  Dr. Luis Suárez 2009.VIII








LEER MÁS EN


FUENTE: http://www.conocereisdeverdad.org/website/index.php?id=3518




UN JEREZANO EN GIBRALTAR





LA SEGUNDA BOFETADA A VERNON POR PARTE DE LOS ESPAÑOLES FUE EN CUBA.

FUENTE: https://www.facebook.com/autonomiaparapuertorico/photos/a.254473471348554.57267.254040468058521/609424685853429/?type=1&theater

Francisco Antonio Cagigal de la Vega, (...nacido en 1695 en Hoz de Anero, Ribamontán al Monte, Cantabria, y fallecido en su localidad natal en 1777), fue un activo militar español, que tomó parte en numerosas batallas durante el siglo XVIII. Fue también gobernador de Cuba (1747 - 1760)

Durante 1727 participó en el sitio de Gibraltar, y en 1732, tomó parte junto con Juan Francisco de Güemes, conde de Revillagigedo, en la conquista de Orán. Fue nombrado teniente general.Trasladado a Santiago de Cuba, entre 1741 y 1742 dirigió la defensa frente el asalto británico. Cinco años después es nombrado Gobernador de Cuba, cargo que ostentaría durante trece años, hasta 1760, durante el cual promulgó decretos tales como el del libre comercio del hierro y el acero. Ese año fue nombrado Virrey de Nueva España, ocupando el cargo durante cinco meses.

Regresó a España tomando parte en la Guerra de los Siete Años, frente a ingleses y portugueses.Despues de este resumen de la vida de nuestro personaje de hoy, nos centraremos en los hechos que lo hicieron merecedor de ser elegido para formar parte de nuestra reopilacion de heroes españoles. Y el culpable fue el almirante ingles Edward Vernon, que acaba de recibir la mayor derrota sufrida por la royal navy en su historia, venia de Cartagena de Indias, donde nuestro Blas de Lezo lo puso en su sitio y se fijo en Cuba a para resarcirse del varapalo que acaba de sufrir.

Vernon se encontraba trastornado y en pleno estado de shock. Caminaba preocupado de un lado a otro dentro del despacho de su navío insignia Princess Caroline. Tarde o temprano en Inglaterra se preguntarían cuándo retornarían la armada y sus marineros. Era cuestión de tiempo que en Europa se conociera la verdad. Debía asestar un nuevo golpe a una ciudad enemiga de importancia capital. Tal vez así mermarían los futuros comentarios y salvaría su cuestionable reputación. Pero… ¿dónde atacar? Preparativos para invadir el oriente cubano.

Edward Vernon atracó en Jamaica junto con los restos de su flota. Allí contó con la ayuda del gobernador Trelawney para reparar las embarcaciones y reorganizar las fuerzas. Tras un breve período de descanso ideó un plan para capturar Santiago de Cuba, segunda ciudad en importancia de la mayor de las Antillas. No obstante, el proyecto iba un poco más allá, pues Vernon junto al general Wenworth pretendía apoderarse de toda Cuba una vez dominada la urbe.

A sabiendas de que la escuadra española de Rodrigo de Torres no podía salir de la rada habanera porque buques británicos bloqueaban su salida, el almirante inglés partió de Jamaica con nueve navíos de guerra, otras tantas fragatas y 40 naves de transporte. En total, una fuerza expedicionaria de 3 400 efectivos, incluido un regimiento de voluntarios de las Trece Colonias, al mando de Lawrence Washington, medio hermano del primer presidente de los Estados Unidos, George Washington.

Veintiún años antes de la Toma de La Habana por los ingleses (1762) desembarcaron “casacas rojas” por la bahía de Guantánamo. Rápidamente fortificaron Playa del Este, punto estratégico a la entrada de la bahía, y fundaron la villa de Cumberland, en honor al Duque de Cumberland, hermano del rey Jorge II. A los pocos días tenían las condiciones creadas para atacar por tierra a Santiago de Cuba, pues una incursión marítima podría otorgarle ventaja a las baterías del Morro y la Socapa.

Desde la base de operaciones en Cumberland, el general Wentworth arribó a Santa Catalina, hoy ciudad de Guantánamo. Allí se dispuso a marchar rumbo a Santiago, a unos 140 km de distancia. Sin embargo, careció de iniciativa debido a las enfermedades tropicales que mellaban continuamente la moral de la tropa y la labor de milicias de la zona como los “tiradores de Tiguabos”, quienes conocían el abrupto paisaje y no concedían descanso al invasor inglés. El líder de aquella guerrilla era Marcos Pérez, tatarabuelo del Mayor General Pedro Agustín (Periquito) Pérez, uno de los principales oficiales guantanameros de las guerras por la independencia.

La suerte nunca le sonrió a Vernon, pues en sus incursiones contra el imperio español se topó con dos excelentes oficiales: Blas de Lezo en Cartagena de Indias y Francisco Cagigal de la Vega en Santiago de Cuba. Este último contaba con 36 años de experiencia militar. Durante su estadía como gobernador de la ciudad santiaguera, Cagigal de la Vega desplegó un eficaz servicio de inteligencia en las colonias inglesas del área, especialmente en Jamaica. Desde años antes se previó un enfrentamiento entre España y Gran Bretaña, por lo cual la corte hispana le encargó que averiguara los movimientos de los ingleses y de sus escuadras.
Apoyado por el Capitán General Juan Francisco de Güemes y Horcasitas, Cagigal de la Vega envió al santiaguero Miguel Moncada Sandoval a tierras jamaicanas para conocer de antemano los planes británicos. Mediante un complejo ardid, donde se saboteó el timón y la vela de su embarcación, Moncada estuvo unos 15 días en el puerto inglés averiguando cuanto podía.

Mezclado entre los habitantes de aquella isla, el valeroso santiaguero percibió un ambiente bélico, pues casi todos hablaban de la futura guerra que se aproximaba. Apresuró su misión y sin levantar sospechas pudo entrever lo que se estaba obrando: una invasión al oriente cubano. Con mucho tino memorizó algunos datos vitales relativos al número de navíos ingleses, su porte, estado de la tripulación, tropas de tierra y demás información de interés. Gracias a su labor y la de otros, también enviados desde Cuba, se conoció de antemano sobre la invasión.

Los trabajos de inteligencia salvaron la situación, pues las magníficas fortificaciones de la ciudad apenas contaban con 200 soldados para su defensa. Inmediatamente después del desembarco de los ingleses, de toda la Isla se enviaron compañías de milicias y de La Habana fuerzas regulares. Arribaron a la urbe milicias procedentes de Trinidad, Sancti Spíritus, Jiguaní y Manzanillo. Blancos, mestizos, indios y esclavos se unieron bajo una misma causa: defender la tierra donde nacieron de los invasores extranjeros.
Cagigal de la Vega conocía que las probabilidades de éxito dependían de la experiencia y la estrategia que debía desarrollar para equiparar la desventaja numérica existente entre sus tropas y el enemigo. Por eso, en un primer momento, retiró el ganado de la región y cortó los demás suministros, incluso el agua. Luego ordenó a las milicias hostigar al enemigo. Del resto se encargaron el calor, las zonas pantanosas y los enjambres de mosquitos. Estos factores se conjugaron para hacer un suplicio la estadía de los británicos en Cumberland. Tras cuatro meses de intensas bajas, habían caído unos dos mil casacas rojas, más de la mitad de los efectivos desembarcados en la bahía guantanamera.

Totalmente perdida la capacidad combativa, y propenso al aniquilamiento por emboscadas y enfermedades, Vernon reconoció su derrota. Era el 20 de noviembre de 1741 cuando comenzó a reembarcar. Tras sus fracasos en Cartagena de Indias y en Santiago de Cuba volvía a Inglaterra avergonzado. Debía comunicar a Jorge II que la victoria nunca existió. Dejaba atrás la promesa de una América británica. De cara a su destino, el almirante Edward Vernon volteaba la vista al desafiante Mar Caribe mientras tragaba su orgullo y se preguntaba, una y otra vez, si las decisiones tomadas habían sido las correctas.
Según una antigua tradición cubana, la primera misa que se celebró en la Villa de San Cristóbal de La Habana, fue a la sombra de una hermosa ceiba que se encontraba por el ángulo N.E. de la actual Plaza de Armas, donde hoy se halla el Templete. En 1754, el teniente general don Francisco Antonio Cagigal y de la Vega, capitán general y gobernador de la Isla de Cuba, queriendo perpetuar este recuerdo, mandó a construir en aquel sitio un modesto monumento compuesto por un pilar de tres caras, de nueve varas de ancho sobre un zócalo de piedra de cuatro pies de altura y cinco de diámetro. Sobre lo alto de este pilar, se colocó una pequeña imagen de Nuestra Señora del Pilar, y en el zócalo se puso la siguiente inscripción:

Fundóse la Villa o Ciudad de La Habana el año 1515, y al mudarse de su primitivo asiento a la ribera de este puerto el de 1519, es tradición que en este sitio se halló una frondosa ceiba bajo de la cual se celebró la primera misa y cabildo; permaneciendo hasta el de 1753 que se esterilizó; y para perpetuar la memoria, gobernando las Españas nuestro católico monarca el señor don Fernando VI, mandó erigir este padrón el señor mariscal de campo don Francisco Cagigal de la Vega, del orden de Santiago, gobernador y capitán general de esta Isla, siendo procurador general doctor Don Manuel Felipe de Arango en 1754.

Durante el brillante mando del capitán general Cagigal y de la Vega, se terminaron la circunvalación de las murallas que protegían a esta capital, y que habían sido iniciadas un siglo antes; la batería de la Pastora, se formó al proyecto de La Cabaña, se construyó la Iglesia de Jesús María, se establecieron las oficinas de correos y de marina, y todo lo concerniente al apostadero de La Habana. Pertenecía este ilustre capitán general a la gran familia de su nombre, oriunda de Santander, marqueses de Casa-Cagigal, que dio notables militares, entre ellos tres capitanes generales y gobernadores de la isla de Cuba.

También fue miembro distinguido de este esclarecido linaje, el joven don Fernando Cagigal, capitán de granaderos, sobrino del capitán general de esta Isla, que inmoló por su patria y por su rey a esta noble familia, pereciendo en La Habana, frente a la fortaleza del Morro, en reñido combate contra los ingleses, que amenazaban a esta capital, bajo las órdenes del almirante lord Knowles.
En La Habana, mantuvo una política de fomento al comercio libre, como puente natural entre el Continente Americano y la Península, lugar de atraque y reposo de todas las flotas, sede permanente de la Armada de Barlovento hasta su extinción y responsable de las obras de defensa y fortificación de murallas y puertos. Apoyó las actividades de construcción naval de la Real Compañía de La Habana, que superó una crisis temporal al trasladarse a México el conde de Revillagigedo su principal valedor; creó un arsenal anexo al puerto y se ocupó de favorecer las actividades comerciales y el tráfico con Cádiz y Veracruz. Su designación como virrey de Nueva España coincidió con su ascenso a teniente general de los Reales Ejércitos.

A su regreso a España, en 1762, Carlos III lo incorporó al Consejo de Guerra, donde permaneció mientras estuvo en activo. Al romperse las hostilidades con Inglaterra participó en acciones militares a las órdenes delConde de Aranda, como la marcha sobre Alcántara y la ocupación de algunas poblaciones en la frontera con Portugal. Al terminar la contienda, el rey le nombró en 1768, Decano del Consejo de Guerra. Falleció en su localidad natal a los 82 años de edad, el 30 de abril de 1777.



Francisco Antonio Cagigal de la Vega, (...nacido en 1695 en Hoz de Anero, Ribamontán al Monte, Cantabria, y fallecido en su localidad natal en 1777), fue un activo militar español, que tomó parte en numerosas batallas durante el siglo XVIII. Fue también gobernador de Cuba (1747 - 1760)

Durante 1727 participó en el sitio de Gibraltar, y en 1732, tomó parte junto con Juan Francisco de Güemes, conde de Revillagigedo, en la conquista de Orán. Fue nombrado teniente general.Trasladado a Santiago de Cuba, entre 1741 y 1742 dirigió la defensa frente el asalto británico. Cinco años después es nombrado Gobernador de Cuba, cargo que ostentaría durante trece años, hasta 1760, durante el cual promulgó decretos tales como el del libre comercio del hierro y el acero. Ese año fue nombrado Virrey de Nueva España, ocupando el cargo durante cinco meses.

Regresó a España tomando parte en la Guerra de los Siete Años, frente a ingleses y portugueses.Despues de este resumen de la vida de nuestro personaje de hoy, nos centraremos en los hechos que lo hicieron merecedor de ser elegido para formar parte de nuestra reopilacion de heroes españoles. Y el culpable fue el almirante ingles Edward Vernon, que acaba de recibir la mayor derrota sufrida por la royal navy en su historia, venia de Cartagena de Indias, donde nuestro Blas de Lezo lo puso en su sitio y se fijo en Cuba a para resarcirse del varapalo que acaba de sufrir.

Vernon se encontraba trastornado y en pleno estado de shock. Caminaba preocupado de un lado a otro dentro del despacho de su navío insignia Princess Caroline. Tarde o temprano en Inglaterra se preguntarían cuándo retornarían la armada y sus marineros. Era cuestión de tiempo que en Europa se conociera la verdad. Debía asestar un nuevo golpe a una ciudad enemiga de importancia capital. Tal vez así mermarían los futuros comentarios y salvaría su cuestionable reputación. Pero… ¿dónde atacar? Preparativos para invadir el oriente cubano.

Edward Vernon atracó en Jamaica junto con los restos de su flota. Allí contó con la ayuda del gobernador Trelawney para reparar las embarcaciones y reorganizar las fuerzas. Tras un breve período de descanso ideó un plan para capturar Santiago de Cuba, segunda ciudad en importancia de la mayor de las Antillas. No obstante, el proyecto iba un poco más allá, pues Vernon junto al general Wenworth pretendía apoderarse de toda Cuba una vez dominada la urbe.

A sabiendas de que la escuadra española de Rodrigo de Torres no podía salir de la rada habanera porque buques británicos bloqueaban su salida, el almirante inglés partió de Jamaica con nueve navíos de guerra, otras tantas fragatas y 40 naves de transporte. En total, una fuerza expedicionaria de 3 400 efectivos, incluido un regimiento de voluntarios de las Trece Colonias, al mando de Lawrence Washington, medio hermano del primer presidente de los Estados Unidos, George Washington.

Veintiún años antes de la Toma de La Habana por los ingleses (1762) desembarcaron “casacas rojas” por la bahía de Guantánamo. Rápidamente fortificaron Playa del Este, punto estratégico a la entrada de la bahía, y fundaron la villa de Cumberland, en honor al Duque de Cumberland, hermano del rey Jorge II. A los pocos días tenían las condiciones creadas para atacar por tierra a Santiago de Cuba, pues una incursión marítima podría otorgarle ventaja a las baterías del Morro y la Socapa.

Desde la base de operaciones en Cumberland, el general Wentworth arribó a Santa Catalina, hoy ciudad de Guantánamo. Allí se dispuso a marchar rumbo a Santiago, a unos 140 km de distancia. Sin embargo, careció de iniciativa debido a las enfermedades tropicales que mellaban continuamente la moral de la tropa y la labor de milicias de la zona como los “tiradores de Tiguabos”, quienes conocían el abrupto paisaje y no concedían descanso al invasor inglés. El líder de aquella guerrilla era Marcos Pérez, tatarabuelo del Mayor General Pedro Agustín (Periquito) Pérez, uno de los principales oficiales guantanameros de las guerras por la independencia.

La suerte nunca le sonrió a Vernon, pues en sus incursiones contra el imperio español se topó con dos excelentes oficiales: Blas de Lezo en Cartagena de Indias y Francisco Cagigal de la Vega en Santiago de Cuba. Este último contaba con 36 años de experiencia militar. Durante su estadía como gobernador de la ciudad santiaguera, Cagigal de la Vega desplegó un eficaz servicio de inteligencia en las colonias inglesas del área, especialmente en Jamaica. Desde años antes se previó un enfrentamiento entre España y Gran Bretaña, por lo cual la corte hispana le encargó que averiguara los movimientos de los ingleses y de sus escuadras.
Apoyado por el Capitán General Juan Francisco de Güemes y Horcasitas, Cagigal de la Vega envió al santiaguero Miguel Moncada Sandoval a tierras jamaicanas para conocer de antemano los planes británicos. Mediante un complejo ardid, donde se saboteó el timón y la vela de su embarcación, Moncada estuvo unos 15 días en el puerto inglés averiguando cuanto podía.

Mezclado entre los habitantes de aquella isla, el valeroso santiaguero percibió un ambiente bélico, pues casi todos hablaban de la futura guerra que se aproximaba. Apresuró su misión y sin levantar sospechas pudo entrever lo que se estaba obrando: una invasión al oriente cubano. Con mucho tino memorizó algunos datos vitales relativos al número de navíos ingleses, su porte, estado de la tripulación, tropas de tierra y demás información de interés. Gracias a su labor y la de otros, también enviados desde Cuba, se conoció de antemano sobre la invasión.

Los trabajos de inteligencia salvaron la situación, pues las magníficas fortificaciones de la ciudad apenas contaban con 200 soldados para su defensa. Inmediatamente después del desembarco de los ingleses, de toda la Isla se enviaron compañías de milicias y de La Habana fuerzas regulares. Arribaron a la urbe milicias procedentes de Trinidad, Sancti Spíritus, Jiguaní y Manzanillo. Blancos, mestizos, indios y esclavos se unieron bajo una misma causa: defender la tierra donde nacieron de los invasores extranjeros.
Cagigal de la Vega conocía que las probabilidades de éxito dependían de la experiencia y la estrategia que debía desarrollar para equiparar la desventaja numérica existente entre sus tropas y el enemigo. Por eso, en un primer momento, retiró el ganado de la región y cortó los demás suministros, incluso el agua. Luego ordenó a las milicias hostigar al enemigo. Del resto se encargaron el calor, las zonas pantanosas y los enjambres de mosquitos. Estos factores se conjugaron para hacer un suplicio la estadía de los británicos en Cumberland. Tras cuatro meses de intensas bajas, habían caído unos dos mil casacas rojas, más de la mitad de los efectivos desembarcados en la bahía guantanamera.

Totalmente perdida la capacidad combativa, y propenso al aniquilamiento por emboscadas y enfermedades, Vernon reconoció su derrota. Era el 20 de noviembre de 1741 cuando comenzó a reembarcar. Tras sus fracasos en Cartagena de Indias y en Santiago de Cuba volvía a Inglaterra avergonzado. Debía comunicar a Jorge II que la victoria nunca existió. Dejaba atrás la promesa de una América británica. De cara a su destino, el almirante Edward Vernon volteaba la vista al desafiante Mar Caribe mientras tragaba su orgullo y se preguntaba, una y otra vez, si las decisiones tomadas habían sido las correctas.
Según una antigua tradición cubana, la primera misa que se celebró en la Villa de San Cristóbal de La Habana, fue a la sombra de una hermosa ceiba que se encontraba por el ángulo N.E. de la actual Plaza de Armas, donde hoy se halla el Templete. En 1754, el teniente general don Francisco Antonio Cagigal y de la Vega, capitán general y gobernador de la Isla de Cuba, queriendo perpetuar este recuerdo, mandó a construir en aquel sitio un modesto monumento compuesto por un pilar de tres caras, de nueve varas de ancho sobre un zócalo de piedra de cuatro pies de altura y cinco de diámetro. Sobre lo alto de este pilar, se colocó una pequeña imagen de Nuestra Señora del Pilar, y en el zócalo se puso la siguiente inscripción:

Fundóse la Villa o Ciudad de La Habana el año 1515, y al mudarse de su primitivo asiento a la ribera de este puerto el de 1519, es tradición que en este sitio se halló una frondosa ceiba bajo de la cual se celebró la primera misa y cabildo; permaneciendo hasta el de 1753 que se esterilizó; y para perpetuar la memoria, gobernando las Españas nuestro católico monarca el señor don Fernando VI, mandó erigir este padrón el señor mariscal de campo don Francisco Cagigal de la Vega, del orden de Santiago, gobernador y capitán general de esta Isla, siendo procurador general doctor Don Manuel Felipe de Arango en 1754.

Durante el brillante mando del capitán general Cagigal y de la Vega, se terminaron la circunvalación de las murallas que protegían a esta capital, y que habían sido iniciadas un siglo antes; la batería de la Pastora, se formó al proyecto de La Cabaña, se construyó la Iglesia de Jesús María, se establecieron las oficinas de correos y de marina, y todo lo concerniente al apostadero de La Habana. Pertenecía este ilustre capitán general a la gran familia de su nombre, oriunda de Santander, marqueses de Casa-Cagigal, que dio notables militares, entre ellos tres capitanes generales y gobernadores de la isla de Cuba.

También fue miembro distinguido de este esclarecido linaje, el joven don Fernando Cagigal, capitán de granaderos, sobrino del capitán general de esta Isla, que inmoló por su patria y por su rey a esta noble familia, pereciendo en La Habana, frente a la fortaleza del Morro, en reñido combate contra los ingleses, que amenazaban a esta capital, bajo las órdenes del almirante lord Knowles.
En La Habana, mantuvo una política de fomento al comercio libre, como puente natural entre el Continente Americano y la Península, lugar de atraque y reposo de todas las flotas, sede permanente de la Armada de Barlovento hasta su extinción y responsable de las obras de defensa y fortificación de murallas y puertos. Apoyó las actividades de construcción naval de la Real Compañía de La Habana, que superó una crisis temporal al trasladarse a México el conde de Revillagigedo su principal valedor; creó un arsenal anexo al puerto y se ocupó de favorecer las actividades comerciales y el tráfico con Cádiz y Veracruz. Su designación como virrey de Nueva España coincidió con su ascenso a teniente general de los Reales Ejércitos.

A su regreso a España, en 1762, Carlos III lo incorporó al Consejo de Guerra, donde permaneció mientras estuvo en activo. Al romperse las hostilidades con Inglaterra participó en acciones militares a las órdenes delConde de Aranda, como la marcha sobre Alcántara y la ocupación de algunas poblaciones en la frontera con Portugal. Al terminar la contienda, el rey le nombró en 1768, Decano del Consejo de Guerra. Falleció en su localidad natal a los 82 años de edad, el 30 de abril de 1777






Francisco Antonio Cagigal de la Vega, (...nacido en 1695 en Hoz de Anero, Ribamontán al Monte, Cantabria, y fallecido en su localidad natal en 1777), fue un activo militar español, que tomó parte en numerosas batallas durante el siglo XVIII. Fue también gobernador de Cuba (1747 - 1760)

Durante 1727 participó en el sitio de Gibraltar, y en 1732, tomó parte junto con Juan Francisco de Güemes, conde de Revillagigedo, en la conquista de Orán. Fue nombrado teniente general.Trasladado a Santiago de Cuba, entre 1741 y 1742 dirigió la defensa frente el asalto británico. Cinco años después es nombrado Gobernador de Cuba, cargo que ostentaría durante trece años, hasta 1760, durante el cual promulgó decretos tales como el del libre comercio del hierro y el acero. Ese año fue nombrado Virrey de Nueva España, ocupando el cargo durante cinco meses.

Regresó a España tomando parte en la Guerra de los Siete Años, frente a ingleses y portugueses.Despues de este resumen de la vida de nuestro personaje de hoy, nos centraremos en los hechos que lo hicieron merecedor de ser elegido para formar parte de nuestra reopilacion de heroes españoles. Y el culpable fue el almirante ingles Edward Vernon, que acaba de recibir la mayor derrota sufrida por la royal navy en su historia, venia de Cartagena de Indias, donde nuestro Blas de Lezo lo puso en su sitio y se fijo en Cuba a para resarcirse del varapalo que acaba de sufrir.

Vernon se encontraba trastornado y en pleno estado de shock. Caminaba preocupado de un lado a otro dentro del despacho de su navío insignia Princess Caroline. Tarde o temprano en Inglaterra se preguntarían cuándo retornarían la armada y sus marineros. Era cuestión de tiempo que en Europa se conociera la verdad. Debía asestar un nuevo golpe a una ciudad enemiga de importancia capital. Tal vez así mermarían los futuros comentarios y salvaría su cuestionable reputación. Pero… ¿dónde atacar? Preparativos para invadir el oriente cubano.

Edward Vernon atracó en Jamaica junto con los restos de su flota. Allí contó con la ayuda del gobernador Trelawney para reparar las embarcaciones y reorganizar las fuerzas. Tras un breve período de descanso ideó un plan para capturar Santiago de Cuba, segunda ciudad en importancia de la mayor de las Antillas. No obstante, el proyecto iba un poco más allá, pues Vernon junto al general Wenworth pretendía apoderarse de toda Cuba una vez dominada la urbe.

A sabiendas de que la escuadra española de Rodrigo de Torres no podía salir de la rada habanera porque buques británicos bloqueaban su salida, el almirante inglés partió de Jamaica con nueve navíos de guerra, otras tantas fragatas y 40 naves de transporte. En total, una fuerza expedicionaria de 3 400 efectivos, incluido un regimiento de voluntarios de las Trece Colonias, al mando de Lawrence Washington, medio hermano del primer presidente de los Estados Unidos, George Washington.

Veintiún años antes de la Toma de La Habana por los ingleses (1762) desembarcaron “casacas rojas” por la bahía de Guantánamo. Rápidamente fortificaron Playa del Este, punto estratégico a la entrada de la bahía, y fundaron la villa de Cumberland, en honor al Duque de Cumberland, hermano del rey Jorge II. A los pocos días tenían las condiciones creadas para atacar por tierra a Santiago de Cuba, pues una incursión marítima podría otorgarle ventaja a las baterías del Morro y la Socapa.

Desde la base de operaciones en Cumberland, el general Wentworth arribó a Santa Catalina, hoy ciudad de Guantánamo. Allí se dispuso a marchar rumbo a Santiago, a unos 140 km de distancia. Sin embargo, careció de iniciativa debido a las enfermedades tropicales que mellaban continuamente la moral de la tropa y la labor de milicias de la zona como los “tiradores de Tiguabos”, quienes conocían el abrupto paisaje y no concedían descanso al invasor inglés. El líder de aquella guerrilla era Marcos Pérez, tatarabuelo del Mayor General Pedro Agustín (Periquito) Pérez, uno de los principales oficiales guantanameros de las guerras por la independencia.

La suerte nunca le sonrió a Vernon, pues en sus incursiones contra el imperio español se topó con dos excelentes oficiales: Blas de Lezo en Cartagena de Indias y Francisco Cagigal de la Vega en Santiago de Cuba. Este último contaba con 36 años de experiencia militar. Durante su estadía como gobernador de la ciudad santiaguera, Cagigal de la Vega desplegó un eficaz servicio de inteligencia en las colonias inglesas del área, especialmente en Jamaica. Desde años antes se previó un enfrentamiento entre España y Gran Bretaña, por lo cual la corte hispana le encargó que averiguara los movimientos de los ingleses y de sus escuadras.
Apoyado por el Capitán General Juan Francisco de Güemes y Horcasitas, Cagigal de la Vega envió al santiaguero Miguel Moncada Sandoval a tierras jamaicanas para conocer de antemano los planes británicos. Mediante un complejo ardid, donde se saboteó el timón y la vela de su embarcación, Moncada estuvo unos 15 días en el puerto inglés averiguando cuanto podía.

Mezclado entre los habitantes de aquella isla, el valeroso santiaguero percibió un ambiente bélico, pues casi todos hablaban de la futura guerra que se aproximaba. Apresuró su misión y sin levantar sospechas pudo entrever lo que se estaba obrando: una invasión al oriente cubano. Con mucho tino memorizó algunos datos vitales relativos al número de navíos ingleses, su porte, estado de la tripulación, tropas de tierra y demás información de interés. Gracias a su labor y la de otros, también enviados desde Cuba, se conoció de antemano sobre la invasión.

Los trabajos de inteligencia salvaron la situación, pues las magníficas fortificaciones de la ciudad apenas contaban con 200 soldados para su defensa. Inmediatamente después del desembarco de los ingleses, de toda la Isla se enviaron compañías de milicias y de La Habana fuerzas regulares. Arribaron a la urbe milicias procedentes de Trinidad, Sancti Spíritus, Jiguaní y Manzanillo. Blancos, mestizos, indios y esclavos se unieron bajo una misma causa: defender la tierra donde nacieron de los invasores extranjeros.
Cagigal de la Vega conocía que las probabilidades de éxito dependían de la experiencia y la estrategia que debía desarrollar para equiparar la desventaja numérica existente entre sus tropas y el enemigo. Por eso, en un primer momento, retiró el ganado de la región y cortó los demás suministros, incluso el agua. Luego ordenó a las milicias hostigar al enemigo. Del resto se encargaron el calor, las zonas pantanosas y los enjambres de mosquitos. Estos factores se conjugaron para hacer un suplicio la estadía de los británicos en Cumberland. Tras cuatro meses de intensas bajas, habían caído unos dos mil casacas rojas, más de la mitad de los efectivos desembarcados en la bahía guantanamera.

Totalmente perdida la capacidad combativa, y propenso al aniquilamiento por emboscadas y enfermedades, Vernon reconoció su derrota. Era el 20 de noviembre de 1741 cuando comenzó a reembarcar. Tras sus fracasos en Cartagena de Indias y en Santiago de Cuba volvía a Inglaterra avergonzado. Debía comunicar a Jorge II que la victoria nunca existió. Dejaba atrás la promesa de una América británica. De cara a su destino, el almirante Edward Vernon volteaba la vista al desafiante Mar Caribe mientras tragaba su orgullo y se preguntaba, una y otra vez, si las decisiones tomadas habían sido las correctas.
Según una antigua tradición cubana, la primera misa que se celebró en la Villa de San Cristóbal de La Habana, fue a la sombra de una hermosa ceiba que se encontraba por el ángulo N.E. de la actual Plaza de Armas, donde hoy se halla el Templete. En 1754, el teniente general don Francisco Antonio Cagigal y de la Vega, capitán general y gobernador de la Isla de Cuba, queriendo perpetuar este recuerdo, mandó a construir en aquel sitio un modesto monumento compuesto por un pilar de tres caras, de nueve varas de ancho sobre un zócalo de piedra de cuatro pies de altura y cinco de diámetro. Sobre lo alto de este pilar, se colocó una pequeña imagen de Nuestra Señora del Pilar, y en el zócalo se puso la siguiente inscripción:

Fundóse la Villa o Ciudad de La Habana el año 1515, y al mudarse de su primitivo asiento a la ribera de este puerto el de 1519, es tradición que en este sitio se halló una frondosa ceiba bajo de la cual se celebró la primera misa y cabildo; permaneciendo hasta el de 1753 que se esterilizó; y para perpetuar la memoria, gobernando las Españas nuestro católico monarca el señor don Fernando VI, mandó erigir este padrón el señor mariscal de campo don Francisco Cagigal de la Vega, del orden de Santiago, gobernador y capitán general de esta Isla, siendo procurador general doctor Don Manuel Felipe de Arango en 1754.

Durante el brillante mando del capitán general Cagigal y de la Vega, se terminaron la circunvalación de las murallas que protegían a esta capital, y que habían sido iniciadas un siglo antes; la batería de la Pastora, se formó al proyecto de La Cabaña, se construyó la Iglesia de Jesús María, se establecieron las oficinas de correos y de marina, y todo lo concerniente al apostadero de La Habana. Pertenecía este ilustre capitán general a la gran familia de su nombre, oriunda de Santander, marqueses de Casa-Cagigal, que dio notables militares, entre ellos tres capitanes generales y gobernadores de la isla de Cuba.

También fue miembro distinguido de este esclarecido linaje, el joven don Fernando Cagigal, capitán de granaderos, sobrino del capitán general de esta Isla, que inmoló por su patria y por su rey a esta noble familia, pereciendo en La Habana, frente a la fortaleza del Morro, en reñido combate contra los ingleses, que amenazaban a esta capital, bajo las órdenes del almirante lord Knowles.
En La Habana, mantuvo una política de fomento al comercio libre, como puente natural entre el Continente Americano y la Península, lugar de atraque y reposo de todas las flotas, sede permanente de la Armada de Barlovento hasta su extinción y responsable de las obras de defensa y fortificación de murallas y puertos. Apoyó las actividades de construcción naval de la Real Compañía de La Habana, que superó una crisis temporal al trasladarse a México el conde de Revillagigedo su principal valedor; creó un arsenal anexo al puerto y se ocupó de favorecer las actividades comerciales y el tráfico con Cádiz y Veracruz. Su designación como virrey de Nueva España coincidió con su ascenso a teniente general de los Reales Ejércitos.

A su regreso a España, en 1762, Carlos III lo incorporó al Consejo de Guerra, donde permaneció mientras estuvo en activo. Al romperse las hostilidades con Inglaterra participó en acciones militares a las órdenes delConde de Aranda, como la marcha sobre Alcántara y la ocupación de algunas poblaciones en la frontera con Portugal. Al terminar la contienda, el rey le nombró en 1768, Decano del Consejo de Guerra. Falleció en su localidad natal a los 82 años de edad, el 30 de abril de 1777

Francisco Antonio Cagigal de la Vega, (...nacido en 1695 en Hoz de Anero, Ribamontán al Monte, Cantabria, y fallecido en su localidad natal en 1777), fue un activo militar español, que tomó parte en numerosas batallas durante el siglo XVIII. Fue también gobernador de Cuba (1747 - 1760)

Durante 1727 participó en el sitio de Gibraltar, y en 1732, tomó parte junto con Juan Francisco de Güemes, conde de Revillagigedo, en la conquista de Orán. Fue nombrado teniente general.Trasladado a Santiago de Cuba, entre 1741 y 1742 dirigió la defensa frente el asalto británico. Cinco años después es nombrado Gobernador de Cuba, cargo que ostentaría durante trece años, hasta 1760, durante el cual promulgó decretos tales como el del libre comercio del hierro y el acero. Ese año fue nombrado Virrey de Nueva España, ocupando el cargo durante cinco meses.

Regresó a España tomando parte en la Guerra de los Siete Años, frente a ingleses y portugueses.Despues de este resumen de la vida de nuestro personaje de hoy, nos centraremos en los hechos que lo hicieron merecedor de ser elegido para formar parte de nuestra reopilacion de heroes españoles. Y el culpable fue el almirante ingles Edward Vernon, que acaba de recibir la mayor derrota sufrida por la royal navy en su historia, venia de Cartagena de Indias, donde nuestro Blas de Lezo lo puso en su sitio y se fijo en Cuba a para resarcirse del varapalo que acaba de sufrir.

Vernon se encontraba trastornado y en pleno estado de shock. Caminaba preocupado de un lado a otro dentro del despacho de su navío insignia Princess Caroline. Tarde o temprano en Inglaterra se preguntarían cuándo retornarían la armada y sus marineros. Era cuestión de tiempo que en Europa se conociera la verdad. Debía asestar un nuevo golpe a una ciudad enemiga de importancia capital. Tal vez así mermarían los futuros comentarios y salvaría su cuestionable reputación. Pero… ¿dónde atacar? Preparativos para invadir el oriente cubano.

Edward Vernon atracó en Jamaica junto con los restos de su flota. Allí contó con la ayuda del gobernador Trelawney para reparar las embarcaciones y reorganizar las fuerzas. Tras un breve período de descanso ideó un plan para capturar Santiago de Cuba, segunda ciudad en importancia de la mayor de las Antillas. No obstante, el proyecto iba un poco más allá, pues Vernon junto al general Wenworth pretendía apoderarse de toda Cuba una vez dominada la urbe.

A sabiendas de que la escuadra española de Rodrigo de Torres no podía salir de la rada habanera porque buques británicos bloqueaban su salida, el almirante inglés partió de Jamaica con nueve navíos de guerra, otras tantas fragatas y 40 naves de transporte. En total, una fuerza expedicionaria de 3 400 efectivos, incluido un regimiento de voluntarios de las Trece Colonias, al mando de Lawrence Washington, medio hermano del primer presidente de los Estados Unidos, George Washington.

Veintiún años antes de la Toma de La Habana por los ingleses (1762) desembarcaron “casacas rojas” por la bahía de Guantánamo. Rápidamente fortificaron Playa del Este, punto estratégico a la entrada de la bahía, y fundaron la villa de Cumberland, en honor al Duque de Cumberland, hermano del rey Jorge II. A los pocos días tenían las condiciones creadas para atacar por tierra a Santiago de Cuba, pues una incursión marítima podría otorgarle ventaja a las baterías del Morro y la Socapa.

Desde la base de operaciones en Cumberland, el general Wentworth arribó a Santa Catalina, hoy ciudad de Guantánamo. Allí se dispuso a marchar rumbo a Santiago, a unos 140 km de distancia. Sin embargo, careció de iniciativa debido a las enfermedades tropicales que mellaban continuamente la moral de la tropa y la labor de milicias de la zona como los “tiradores de Tiguabos”, quienes conocían el abrupto paisaje y no concedían descanso al invasor inglés. El líder de aquella guerrilla era Marcos Pérez, tatarabuelo del Mayor General Pedro Agustín (Periquito) Pérez, uno de los principales oficiales guantanameros de las guerras por la independencia.

La suerte nunca le sonrió a Vernon, pues en sus incursiones contra el imperio español se topó con dos excelentes oficiales: Blas de Lezo en Cartagena de Indias y Francisco Cagigal de la Vega en Santiago de Cuba. Este último contaba con 36 años de experiencia militar. Durante su estadía como gobernador de la ciudad santiaguera, Cagigal de la Vega desplegó un eficaz servicio de inteligencia en las colonias inglesas del área, especialmente en Jamaica. Desde años antes se previó un enfrentamiento entre España y Gran Bretaña, por lo cual la corte hispana le encargó que averiguara los movimientos de los ingleses y de sus escuadras.
Apoyado por el Capitán General Juan Francisco de Güemes y Horcasitas, Cagigal de la Vega envió al santiaguero Miguel Moncada Sandoval a tierras jamaicanas para conocer de antemano los planes británicos. Mediante un complejo ardid, donde se saboteó el timón y la vela de su embarcación, Moncada estuvo unos 15 días en el puerto inglés averiguando cuanto podía.

Mezclado entre los habitantes de aquella isla, el valeroso santiaguero percibió un ambiente bélico, pues casi todos hablaban de la futura guerra que se aproximaba. Apresuró su misión y sin levantar sospechas pudo entrever lo que se estaba obrando: una invasión al oriente cubano. Con mucho tino memorizó algunos datos vitales relativos al número de navíos ingleses, su porte, estado de la tripulación, tropas de tierra y demás información de interés. Gracias a su labor y la de otros, también enviados desde Cuba, se conoció de antemano sobre la invasión.

Los trabajos de inteligencia salvaron la situación, pues las magníficas fortificaciones de la ciudad apenas contaban con 200 soldados para su defensa. Inmediatamente después del desembarco de los ingleses, de toda la Isla se enviaron compañías de milicias y de La Habana fuerzas regulares. Arribaron a la urbe milicias procedentes de Trinidad, Sancti Spíritus, Jiguaní y Manzanillo. Blancos, mestizos, indios y esclavos se unieron bajo una misma causa: defender la tierra donde nacieron de los invasores extranjeros.
Cagigal de la Vega conocía que las probabilidades de éxito dependían de la experiencia y la estrategia que debía desarrollar para equiparar la desventaja numérica existente entre sus tropas y el enemigo. Por eso, en un primer momento, retiró el ganado de la región y cortó los demás suministros, incluso el agua. Luego ordenó a las milicias hostigar al enemigo. Del resto se encargaron el calor, las zonas pantanosas y los enjambres de mosquitos. Estos factores se conjugaron para hacer un suplicio la estadía de los británicos en Cumberland. Tras cuatro meses de intensas bajas, habían caído unos dos mil casacas rojas, más de la mitad de los efectivos desembarcados en la bahía guantanamera.

Totalmente perdida la capacidad combativa, y propenso al aniquilamiento por emboscadas y enfermedades, Vernon reconoció su derrota. Era el 20 de noviembre de 1741 cuando comenzó a reembarcar. Tras sus fracasos en Cartagena de Indias y en Santiago de Cuba volvía a Inglaterra avergonzado. Debía comunicar a Jorge II que la victoria nunca existió. Dejaba atrás la promesa de una América británica. De cara a su destino, el almirante Edward Vernon volteaba la vista al desafiante Mar Caribe mientras tragaba su orgullo y se preguntaba, una y otra vez, si las decisiones tomadas habían sido las correctas.
Según una antigua tradición cubana, la primera misa que se celebró en la Villa de San Cristóbal de La Habana, fue a la sombra de una hermosa ceiba que se encontraba por el ángulo N.E. de la actual Plaza de Armas, donde hoy se halla el Templete. En 1754, el teniente general don Francisco Antonio Cagigal y de la Vega, capitán general y gobernador de la Isla de Cuba, queriendo perpetuar este recuerdo, mandó a construir en aquel sitio un modesto monumento compuesto por un pilar de tres caras, de nueve varas de ancho sobre un zócalo de piedra de cuatro pies de altura y cinco de diámetro. Sobre lo alto de este pilar, se colocó una pequeña imagen de Nuestra Señora del Pilar, y en el zócalo se puso la siguiente inscripción:

Fundóse la Villa o Ciudad de La Habana el año 1515, y al mudarse de su primitivo asiento a la ribera de este puerto el de 1519, es tradición que en este sitio se halló una frondosa ceiba bajo de la cual se celebró la primera misa y cabildo; permaneciendo hasta el de 1753 que se esterilizó; y para perpetuar la memoria, gobernando las Españas nuestro católico monarca el señor don Fernando VI, mandó erigir este padrón el señor mariscal de campo don Francisco Cagigal de la Vega, del orden de Santiago, gobernador y capitán general de esta Isla, siendo procurador general doctor Don Manuel Felipe de Arango en 1754.

Durante el brillante mando del capitán general Cagigal y de la Vega, se terminaron la circunvalación de las murallas que protegían a esta capital, y que habían sido iniciadas un siglo antes; la batería de la Pastora, se formó al proyecto de La Cabaña, se construyó la Iglesia de Jesús María, se establecieron las oficinas de correos y de marina, y todo lo concerniente al apostadero de La Habana. Pertenecía este ilustre capitán general a la gran familia de su nombre, oriunda de Santander, marqueses de Casa-Cagigal, que dio notables militares, entre ellos tres capitanes generales y gobernadores de la isla de Cuba.

También fue miembro distinguido de este esclarecido linaje, el joven don Fernando Cagigal, capitán de granaderos, sobrino del capitán general de esta Isla, que inmoló por su patria y por su rey a esta noble familia, pereciendo en La Habana, frente a la fortaleza del Morro, en reñido combate contra los ingleses, que amenazaban a esta capital, bajo las órdenes del almirante lord Knowles.
En La Habana, mantuvo una política de fomento al comercio libre, como puente natural entre el Continente Americano y la Península, lugar de atraque y reposo de todas las flotas, sede permanente de la Armada de Barlovento hasta su extinción y responsable de las obras de defensa y fortificación de murallas y puertos. Apoyó las actividades de construcción naval de la Real Compañía de La Habana, que superó una crisis temporal al trasladarse a México el conde de Revillagigedo su principal valedor; creó un arsenal anexo al puerto y se ocupó de favorecer las actividades comerciales y el tráfico con Cádiz y Veracruz. Su designación como virrey de Nueva España coincidió con su ascenso a teniente general de los Reales Ejércitos.

A su regreso a España, en 1762, Carlos III lo incorporó al Consejo de Guerra, donde permaneció mientras estuvo en activo. Al romperse las hostilidades con Inglaterra participó en acciones militares a las órdenes delConde de Aranda, como la marcha sobre Alcántara y la ocupación de algunas poblaciones en la frontera con Portugal. Al terminar la contienda, el rey le nombró en 1768, Decano del Consejo de Guerra. Falleció en su localidad natal a los 82 años de edad, el 30 de abril de 1777


Francisco Antonio Cagigal de la Vega, (...nacido en 1695 en Hoz de Anero, Ribamontán al Monte, Cantabria, y fallecido en su localidad natal en 1777), fue un activo militar español, que tomó parte en numerosas batallas durante el siglo XVIII. Fue también gobernador de Cuba (1747 - 1760)

Durante 1727 participó en el sitio de Gibraltar, y en 1732, tomó parte junto con Juan Francisco de Güemes, conde de Revillagigedo, en la conquista de Orán. Fue nombrado teniente general.Trasladado a Santiago de Cuba, entre 1741 y 1742 dirigió la defensa frente el asalto británico. Cinco años después es nombrado Gobernador de Cuba, cargo que ostentaría durante trece años, hasta 1760, durante el cual promulgó decretos tales como el del libre comercio del hierro y el acero. Ese año fue nombrado Virrey de Nueva España, ocupando el cargo durante cinco meses.

Regresó a España tomando parte en la Guerra de los Siete Años, frente a ingleses y portugueses.Despues de este resumen de la vida de nuestro personaje de hoy, nos centraremos en los hechos que lo hicieron merecedor de ser elegido para formar parte de nuestra reopilacion de heroes españoles. Y el culpable fue el almirante ingles Edward Vernon, que acaba de recibir la mayor derrota sufrida por la royal navy en su historia, venia de Cartagena de Indias, donde nuestro Blas de Lezo lo puso en su sitio y se fijo en Cuba a para resarcirse del varapalo que acaba de sufrir.

Vernon se encontraba trastornado y en pleno estado de shock. Caminaba preocupado de un lado a otro dentro del despacho de su navío insignia Princess Caroline. Tarde o temprano en Inglaterra se preguntarían cuándo retornarían la armada y sus marineros. Era cuestión de tiempo que en Europa se conociera la verdad. Debía asestar un nuevo golpe a una ciudad enemiga de importancia capital. Tal vez así mermarían los futuros comentarios y salvaría su cuestionable reputación. Pero… ¿dónde atacar? Preparativos para invadir el oriente cubano.

Edward Vernon atracó en Jamaica junto con los restos de su flota. Allí contó con la ayuda del gobernador Trelawney para reparar las embarcaciones y reorganizar las fuerzas. Tras un breve período de descanso ideó un plan para capturar Santiago de Cuba, segunda ciudad en importancia de la mayor de las Antillas. No obstante, el proyecto iba un poco más allá, pues Vernon junto al general Wenworth pretendía apoderarse de toda Cuba una vez dominada la urbe.

A sabiendas de que la escuadra española de Rodrigo de Torres no podía salir de la rada habanera porque buques británicos bloqueaban su salida, el almirante inglés partió de Jamaica con nueve navíos de guerra, otras tantas fragatas y 40 naves de transporte. En total, una fuerza expedicionaria de 3 400 efectivos, incluido un regimiento de voluntarios de las Trece Colonias, al mando de Lawrence Washington, medio hermano del primer presidente de los Estados Unidos, George Washington.

Veintiún años antes de la Toma de La Habana por los ingleses (1762) desembarcaron “casacas rojas” por la bahía de Guantánamo. Rápidamente fortificaron Playa del Este, punto estratégico a la entrada de la bahía, y fundaron la villa de Cumberland, en honor al Duque de Cumberland, hermano del rey Jorge II. A los pocos días tenían las condiciones creadas para atacar por tierra a Santiago de Cuba, pues una incursión marítima podría otorgarle ventaja a las baterías del Morro y la Socapa.

Desde la base de operaciones en Cumberland, el general Wentworth arribó a Santa Catalina, hoy ciudad de Guantánamo. Allí se dispuso a marchar rumbo a Santiago, a unos 140 km de distancia. Sin embargo, careció de iniciativa debido a las enfermedades tropicales que mellaban continuamente la moral de la tropa y la labor de milicias de la zona como los “tiradores de Tiguabos”, quienes conocían el abrupto paisaje y no concedían descanso al invasor inglés. El líder de aquella guerrilla era Marcos Pérez, tatarabuelo del Mayor General Pedro Agustín (Periquito) Pérez, uno de los principales oficiales guantanameros de las guerras por la independencia.

La suerte nunca le sonrió a Vernon, pues en sus incursiones contra el imperio español se topó con dos excelentes oficiales: Blas de Lezo en Cartagena de Indias y Francisco Cagigal de la Vega en Santiago de Cuba. Este último contaba con 36 años de experiencia militar. Durante su estadía como gobernador de la ciudad santiaguera, Cagigal de la Vega desplegó un eficaz servicio de inteligencia en las colonias inglesas del área, especialmente en Jamaica. Desde años antes se previó un enfrentamiento entre España y Gran Bretaña, por lo cual la corte hispana le encargó que averiguara los movimientos de los ingleses y de sus escuadras.
Apoyado por el Capitán General Juan Francisco de Güemes y Horcasitas, Cagigal de la Vega envió al santiaguero Miguel Moncada Sandoval a tierras jamaicanas para conocer de antemano los planes británicos. Mediante un complejo ardid, donde se saboteó el timón y la vela de su embarcación, Moncada estuvo unos 15 días en el puerto inglés averiguando cuanto podía.

Mezclado entre los habitantes de aquella isla, el valeroso santiaguero percibió un ambiente bélico, pues casi todos hablaban de la futura guerra que se aproximaba. Apresuró su misión y sin levantar sospechas pudo entrever lo que se estaba obrando: una invasión al oriente cubano. Con mucho tino memorizó algunos datos vitales relativos al número de navíos ingleses, su porte, estado de la tripulación, tropas de tierra y demás información de interés. Gracias a su labor y la de otros, también enviados desde Cuba, se conoció de antemano sobre la invasión.

Los trabajos de inteligencia salvaron la situación, pues las magníficas fortificaciones de la ciudad apenas contaban con 200 soldados para su defensa. Inmediatamente después del desembarco de los ingleses, de toda la Isla se enviaron compañías de milicias y de La Habana fuerzas regulares. Arribaron a la urbe milicias procedentes de Trinidad, Sancti Spíritus, Jiguaní y Manzanillo. Blancos, mestizos, indios y esclavos se unieron bajo una misma causa: defender la tierra donde nacieron de los invasores extranjeros.
Cagigal de la Vega conocía que las probabilidades de éxito dependían de la experiencia y la estrategia que debía desarrollar para equiparar la desventaja numérica existente entre sus tropas y el enemigo. Por eso, en un primer momento, retiró el ganado de la región y cortó los demás suministros, incluso el agua. Luego ordenó a las milicias hostigar al enemigo. Del resto se encargaron el calor, las zonas pantanosas y los enjambres de mosquitos. Estos factores se conjugaron para hacer un suplicio la estadía de los británicos en Cumberland. Tras cuatro meses de intensas bajas, habían caído unos dos mil casacas rojas, más de la mitad de los efectivos desembarcados en la bahía guantanamera.

Totalmente perdida la capacidad combativa, y propenso al aniquilamiento por emboscadas y enfermedades, Vernon reconoció su derrota. Era el 20 de noviembre de 1741 cuando comenzó a reembarcar. Tras sus fracasos en Cartagena de Indias y en Santiago de Cuba volvía a Inglaterra avergonzado. Debía comunicar a Jorge II que la victoria nunca existió. Dejaba atrás la promesa de una América británica. De cara a su destino, el almirante Edward Vernon volteaba la vista al desafiante Mar Caribe mientras tragaba su orgullo y se preguntaba, una y otra vez, si las decisiones tomadas habían sido las correctas.
Según una antigua tradición cubana, la primera misa que se celebró en la Villa de San Cristóbal de La Habana, fue a la sombra de una hermosa ceiba que se encontraba por el ángulo N.E. de la actual Plaza de Armas, donde hoy se halla el Templete. En 1754, el teniente general don Francisco Antonio Cagigal y de la Vega, capitán general y gobernador de la Isla de Cuba, queriendo perpetuar este recuerdo, mandó a construir en aquel sitio un modesto monumento compuesto por un pilar de tres caras, de nueve varas de ancho sobre un zócalo de piedra de cuatro pies de altura y cinco de diámetro. Sobre lo alto de este pilar, se colocó una pequeña imagen de Nuestra Señora del Pilar, y en el zócalo se puso la siguiente inscripción:

Fundóse la Villa o Ciudad de La Habana el año 1515, y al mudarse de su primitivo asiento a la ribera de este puerto el de 1519, es tradición que en este sitio se halló una frondosa ceiba bajo de la cual se celebró la primera misa y cabildo; permaneciendo hasta el de 1753 que se esterilizó; y para perpetuar la memoria, gobernando las Españas nuestro católico monarca el señor don Fernando VI, mandó erigir este padrón el señor mariscal de campo don Francisco Cagigal de la Vega, del orden de Santiago, gobernador y capitán general de esta Isla, siendo procurador general doctor Don Manuel Felipe de Arango en 1754.

Durante el brillante mando del capitán general Cagigal y de la Vega, se terminaron la circunvalación de las murallas que protegían a esta capital, y que habían sido iniciadas un siglo antes; la batería de la Pastora, se formó al proyecto de La Cabaña, se construyó la Iglesia de Jesús María, se establecieron las oficinas de correos y de marina, y todo lo concerniente al apostadero de La Habana. Pertenecía este ilustre capitán general a la gran familia de su nombre, oriunda de Santander, marqueses de Casa-Cagigal, que dio notables militares, entre ellos tres capitanes generales y gobernadores de la isla de Cuba.

También fue miembro distinguido de este esclarecido linaje, el joven don Fernando Cagigal, capitán de granaderos, sobrino del capitán general de esta Isla, que inmoló por su patria y por su rey a esta noble familia, pereciendo en La Habana, frente a la fortaleza del Morro, en reñido combate contra los ingleses, que amenazaban a esta capital, bajo las órdenes del almirante lord Knowles.
En La Habana, mantuvo una política de fomento al comercio libre, como puente natural entre el Continente Americano y la Península, lugar de atraque y reposo de todas las flotas, sede permanente de la Armada de Barlovento hasta su extinción y responsable de las obras de defensa y fortificación de murallas y puertos. Apoyó las actividades de construcción naval de la Real Compañía de La Habana, que superó una crisis temporal al trasladarse a México el conde de Revillagigedo su principal valedor; creó un arsenal anexo al puerto y se ocupó de favorecer las actividades comerciales y el tráfico con Cádiz y Veracruz. Su designación como virrey de Nueva España coincidió con su ascenso a teniente general de los Reales Ejércitos.

A su regreso a España, en 1762, Carlos III lo incorporó al Consejo de Guerra, donde permaneció mientras estuvo en activo. Al romperse las hostilidades con Inglaterra participó en acciones militares a las órdenes delConde de Aranda, como la marcha sobre Alcántara y la ocupación de algunas poblaciones en la frontera con Portugal. Al terminar la contienda, el rey le nombró en 1768, Decano del Consejo de Guerra. Falleció en su localidad natal a los 82 años de edad, el 30 de abril de 1777







martes, 18 de noviembre de 2014

CUANDO LA MAYORIA DE LOS ESCLAVOS EN AMÉRICA DEL NORTE Y EL CARIBE ERAN BLANCOS Y CATÓLICOS.

fuente :http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=38517

Cuando la mayoría de los esclavos en América del Norte y el Caribe eran blancos y católicos
En el siglo XVII, la inmensa mayoría de esclavos en territorios británicos de América eran blancos y católicos... casi todos irlandeses


  
¿Cuántas películas ha visto sobre esclavos negros maltratados por sus amos blancos? La horrible institución de la esclavitud que oprimió durante varios siglos a los africanos y afroamericanos en el Nuevo Mundo ha sido denunciada, con justicia y frecuencia, por el cine y la televisión.

Pero, ¿cuántas películas ha visto usted sobre esclavos blancos en el s.XVII? Una excepción sería la película de piratas Capitán Blood, de 1935, inspirada en las novelas de Sabatini, protagonizada por Errol Flynn y Olivia de Haviland (por primera vez juntos). Allí los llaman “indentured servants”, pero eran, a todos los efectos, esclavos.Casi nadie sabe que en el siglo XVII la inmensa mayoría de los esclavos en el Caribe y las posesiones británicas en Norteamérica eran blancos y católicos.

Más aún, los esclavos blancos eran abundantes, baratos y desechables, y tendían a morir con facilidad.

Los esclavos negros, en cambio, se consideraban resistentes, fuertes, escasos y caros, y se les alimentaba y trataba mejor. 



Blood y sus compañeros como esclavos
en una plantación británica, en la película de 1935


Durante el s.XVII, los ingleses deportaron cientos de miles de irlandeses y, en menor medida, escoceses, a sus plantaciones en el Caribe y Norteamérica.

Los ingleses, conocidos por su meticulosidad en la documentación, no llevaban apenas cuenta de lo que hacían en Irlanda. Faltan muchos datos, pero los historiadores irlandeses, estadounidenses, caribeños y escoceses han ido recomponiendo las piezas del puzle.

Kinsale: empieza un siglo negro para Irlanda
En 1541 Enrique VIII, el mismo que repudió a Catalina de Aragón y creó la Iglesia Anglicana con él al frente, se proclamó como rey de Irlanda. Durante medio siglo los ingleses fueron conquistando el país, con una última gran batalla en Kinsale en 1602, en la que participaron unos 3.500 soldados españoles. Los ingleses vencieron, y en ese momento expulsaron del país a los resistentes irlandeses (muchos fueron a España o a sus territorios europeos). A esos expatriados irlandeses se les llamó “Gansos Salvajes” y los hubo durante todo el siglo y parte del siguiente.

Pero poco después, el rey inglés Jacobo II estableció una nueva política: en vez de expulsar a los descontentos, favoreció venderlos como esclavos. El primer caso documentado se dio en una colonia en la Guayana, en el Amazonas, en 1612: la primera venta de esclavos irlandeses.

Una proclamación del rey inglés estableció en 1625 que los prisioneros políticos irlandeses se venderían como mano de obra forzada a las plantaciones de las Islas Orientales.

En 1632 se sabe que la inmensa mayoría de los esclavos de las islas caribeñas inglesas de Montserrat y Antigua eran irlandeses. Un censo de 1637 muestra que 7 de cada 10 habitantes de Montserrat eran esclavos irlandeses. 

A estas alturas, la demanda era alta, y los esclavos morían pronto. No bastaban los presos políticos (rebeldes al dominio inglés): cualquier crimen común (pequeños robos, etc…) era excusa para deportar irlandeses a las plantaciones.

También había bandas de secuestradores que recorrían el campo, atrapaban a cualquiera y lo vendían a los traficantes sin que nadie preguntara mucho.

Los esclavos negros en el Caribe británico había que comprarlos. Los esclavos irlandeses, en cambio, llegaban casi regalados por el Estado a las plantaciones.

Cromwell, puritano y feroz anticatólico
En 1641 estalló otra revuelta irlandesa, la Guerra de la Confederación, que fue sofocada en 1649 por el nuevo líder inglés, el puritano y autoritario Cromwell, ferozmente anticatólico (por ejemplo, intentó eliminar la Navidad del calendario y la celebración popular en las islas británicas; incluso prohibió los pasteles de Navidad).

De 1641 a 1652, durante esta revuelta y en sus años inmediatos, la población de Irlanda descendió de 1.466.000 habitantes a apenas 616.000.

Aproximadamente 550.000 irlandeses fueron eliminados físicamente o por hambre provocada. Otros 300.000 fueron deportados como esclavos. La deportación de varones dejaba a mujeres y niños inermes… y ellos también podían ser comprados y deportados en posteriores oleadas.



Richard Harris interpreta a Cromwell, vestido de
parlamentario puritano, en la película de 1970


De 1650 a 1660 se desarrolló el llamado “Reinado del Terror” de Cromwell, que activamente quería eliminar la población irlandesa y católica de la isla. En 1650, llegaron a las plantaciones caribeñas de Saint Kitt 25.000 esclavos irlandeses.

Se calcula que en esta década la Corona y sus administradores secuestraron a cien mil niños irlandeses de entre 10 y 14 años y los llevó a las plantaciones del nuevo mundo: el Caribe, Virginia y Nueva Inglaterra.

Sólo en esta década llegaron más esclavos irlandeses al Nuevo Mundo que el total de población libre anglosajona radicada allí.

En 1651, Cromwell ganó dos guerras contra Holanda para asegurarse que podía tener el monopolio del tráfico de esclavos y en 1655 conquistaba Jamaica a los españoles para convertirla en su gran base esclavista en el Caribe. Pero no desatendió el resto de las plantaciones. En 1652 envió otros 12.000 esclavos irlandeses a las Barbados.

Hay que tener en cuenta que Cromwell financiaba sus guerras en Irlanda, simplemente, prometiendo tierras a los señores ingleses que allí acudieran a luchar. En esas tierras sobraba población campesina: los señores preferían dedicarlas a pastos. Una norma de 1657 establecía que todos los habitantes del condado de Clare debían trasladarse en seis meses o ser detenidos por “alta traición” y enviados a las Américas.

En esta época no era un crimen que cualquier inglés matase un irlandés… pero preferían atraparlos vivos y venderlos.



Cuando se equivocaban de esclavos
A veces, las bandas de secuestradores se excedían y se equivocaban de víctimas. En 1659 llegó a Londres una petición de 72 esclavos en las Barbados que aseguraban ser ingleses ilegalmente secuestrados y atrapados allí. La misma petición aseguraba que en las plantaciones americanas había 7.000 u 8.000 escoceses tomados prisioneros en la batalla de Worcester de 1651 e incluso 200 franceses, secuestrados y vendidos, cada uno a cambio de 900 libras de algodón.

Hay más cifras registradas de los últimos días de Cromwell: 52.000 mujeres, chicas y jóvenes irlandeses se vendieron en las Barbados y Virginia en 1657. Mil chicos y mil chicas más de Irlanda se vendieron en Jamaica en 1656.

Cromwell murió en 1660, pero su sucesor Carlos II, hijo del decapitado Carlos I, no dudó en mantener el negocio de la trata, con el compromiso de entregar al menos 3.000 esclavos anuales a la “Real Compañía de Aventureros” (en realidad, una compañía de venta de esclavos).

De "indentured servants" a esclavos
En su origen, el concepto de “indentured servants” tenía una definición bastante bien delimitada y quizá a ella se acogían muchos irlandeses antes de 1620. En esa primera fase, el individuo aceptaba voluntariamente ir a América y pagaba el pasaje, manutención y un pedazo de tierra en las colonias trabajando en el lugar de destino una serie de horas diarias durante unos años. Este acuerdo podía figurar por escrito.

Sin embargo, desde 1625 los irlandeses fueron simplemente secuestrados, vendidos y puestos a trabajar como esclavos: era un nuevo y lucrativo negocio masivo. Aunque la propaganda inglesa siguió llamando a estos esclavos “indentured servants”, desde 1625 se trataba ya siempre de mera trata de seres humanos y esclavitud forzada.

Durante este siglo un esclavo irlandés costaba el equivalente a 5 libras esterlinas, mientras que uno negro costaba entre 4 y 10 veces más. Los dueños de las plantaciones no tenían apenas interés en mantener vivos a los esclavos irlandeses. El coronel William Brayne pedía en 1656 que llegasen a las plantaciones más esclavos negros porque “puesto que los dueños tendrán que pagar más por ellos, tendrán más interés en mantenerlos con vida, algo de lo que carecen en [el caso de los esclavos irlandeses]”.

Los negros duraban más en el clima caribeño y además eran paganos, algo que los dueños ingleses preferían a los irlandeses, que era odiados papistas.

Además, en teoría un negro servía toda la vida, mientras que un irlandés debía ser liberado en 7 o 10 años… pero esto no sucedía con frecuencia, ya que la mayoría moría antes.

Sin derecho a asistencia religiosa
A efectos religiosos, los irlandeses católicos no eran considerados cristianos y no tenían derecho a asistencia religiosa (tampoco la tenían los católicos libres en Inglaterra).

Muchos no sabían la lengua inglesa, y hablaban sólo gaélico. Pero otros estaban alfabetizados, sabían escribir y llevar cuentas. Con todo, cualquier dueño podía matar a cualquiera de sus esclavos, negros o irlandeses, sin excusa ninguna: no era un crimen, sólo un gasto de propiedad.

Cuando el Parlamento estableció el Acta de Regulación de Esclavos en las Plantaciones en 1667 enumeró los castigos que se podían infligir a los esclavos que hubiesen cometido un delito contra “cristianos”… se especificaba que los católicos no se consideraban cristianos, ni siquiera si habían logrado sobrevivir y ser libres de alguna manera.



"Aparear" irlandesas con negros, cosechar mulatitos
Los dueños de las plantaciones no solían tener relaciones sexuales con las esclavas negras, cosa que aterrorizaba su mentalidad racista, pero sí forzaban a las esclavas irlandesas. La ley establecía que los bebés hijos de esclava eran esclavos y pertenecían al amo.

Los amos podían hacer que las esclavas se cruzasen con otros esclavos blancos o con negros, buscando esclavos mulatos más resistentes y que se podían revender a buen precio.

A veces las irlandesas sobrevivían a todos los abusos y lograban ser libres… pero no sus hijos. Esas madres liberadas decidían quedarse en la plantación con sus niños que seguían siendo esclavos, y ellas seguían un tipo de vida de práctica esclavitud.

En 1681 se aprobó una ley que prohibía la práctica de aparear mujeres esclavas irlandesas con esclavos africanos “para vender” los hijos: era una ley implantada por la Real Compañía Africana porque interfería con sus beneficios.

Pero seguía siendo legal aparearlas para la “producción propia” de la plantación. De esta época se sabe que la Real Compañía Africana envió 249 cargamentos de esclavos irlandeses y negros a las Indias entre 1680 y 1688: eran 60.000 “unidades”, 14.000 murieron durante el viaje.

La mortandad de los irlandeses
¿Cuál era el nivel de mortandad de los esclavos irlandeses?

No es fácil establecerlo, pero los historiadores no conocen ni un solo caso de irlandés deportado a América como esclavo que consiguiera volver a su país para contarlo. Los irlandeses que lograban la libertad por lo general dejaban esa colonia y marchaban a otra en la América continental o en otra isla.

Se sabe que entre 1641 y 1649 se compraron en las Barbados 21.700 esclavos irlandeses. Sin embargo, parece que nunca hubo más de 8.000 o 10.000 en las islas. Morían rápido y necesitaban ser sustituidos.

A veces los barcos esclavistas tiraban sus esclavos por la borda porque si morían “por accidentes en el mar” se cobraba un seguro, pero si morían de hambre en las bodegas no se cobraba nada (se conoce el caso del navío Zong, que arrojó 132 esclavos vivos por la borda).

Montserrat, la isla más irlandesa
La isla de Montserrat (así la llamó Colón en 1493, recordando su paso por Barcelona) fue quizá en la que sobrevivieron más irlandeses, y de hecho llegaron de Saint Kitts y otras islas en 1643 porque había fama de que en esta isla había más libertad para los católicos (aunque no había clero ni culto).

En 1724 seguía sin haber clero católico en la isla, pero el pastor anglicano, James Cruickshank se quejaba de que en su zona, Saint Peters, en el norte de la isla, había 20 familias protestantes frente a las 40 católicas (que no iban a su parroquia). En el sur de la isla, la población católica era aún mucho mayor.

Hoy la isla (de hecho media isla, la mitad sur está destruida por el volcán local desde hace pocos años) tiene 2 parroquias católicas. La población es negra, aunque quizá de piel algo más clara que en otras islas, y muchos tienen apellidos irlandeses, aunque eso no significa necesariamente ascendencia de esa nación.

Una católica ahorcada por no saber inglés
Un personaje que puede poner rostro a esa época es Ann Glover. Fue deportada con otras decenas de miles de irlandeses como esclava a Barbados durante la invasión de Cromwell en Irlanda. Hay fuentes que dicen que su marido fue asesinado en Barbados porque se negaba a renunciar a su fe católica.

En 1680 era ya una mujer mayor que vivía con su hija en Boston, Massachusetts, trabajando como criadas en la casa de un hombre llamado John Goodwin. En verano de 1688 se pusieron enfermos 4 o 5 de los niños de la casa. El médico sugirió que la causa podía ser brujería. Una niña de 13 años aseguró que se puso enferma después de descubrir que la hija de la vieja Ann Glover robaba ropa de la casa.

Ann fue arrestada y juzgada por brujería. Ella apenas sabía hablar inglés y durante el juicio se aferraba a su gaélico nativo. Un testigo la consideró “una vieja irlandesa escandalosa, muy pobre, católica romana obstinada en idolatría”. 

El tribunal pidió a la anciana que recitase el Padrenuestro. Ella lo recitó mezclando gaélico y latín, como lo había aprendido de niña. ¡Nunca más había tenido acceso a ninguna formación católica viviendo en colonias protestantes como esclava! No pudo recitarlo en inglés, y se consideró una prueba de brujería. 

Fue condenada a muerte y se le dio la oportunidad de renunciar al catolicismo, pero se negó. Fue ahorcada entre los gritos y burlas de la multitud en Boston, que se había reunido para ver “si la papista se arrepentía”, como escribió un contemporáneo. Es famosa por ser la última "bruja" ajusticiada en Boston.


En el trailer de 1935 de Capitán Blood, en el minuto 1,45, hay escenas que recogen la "bárbara crueldad" del esclavismo inglés en las plantaciones; después no se ha visto apenas en el cine